#RioNegro/Neuquén. ¡Apoyemos la huelga minera!

¡APOYEMOS LA HUELGA MINERA!

Los mineros y mineras de Andacollo, en el norte neuquino, siguen reclamando los salarios adeudados. Permanecen en el poder judicial en la capital neuquina y sostienen el corte en Arroyito. Luego de que la empresa Trident Southern Explorations S.P.A. se presentó a concurso de acreedores, el gobierno le rescindió la concesión pero no les da una solución a las y los trabajadores quienes rechazaron una propuesta de miseria: $20.000 mensuales por seis meses. Durante todo el domingo estuvieron sin acceso a comida y abrigo, y a la espera de la reunión convocada para el lunes 18 a las 10 en el Ministerio Público Fiscal.Desde Marabunta, exigimos el cese de las medidas represivas y una respuesta inmediata a la demanda salarial. El Estado y Trident son responsables del saqueo y el vaciamiento, así como de la contaminación por la explotación extractivista. La empresa llama a concurso de acreedores y se desentiende de 238 trabajadores, a quienes les adeuda dos meses de salarios, y además de las deudas con más de 200 proveedores, $8.700.000 a la AFIP y la aberrante suma de U$S 1.900.000 a Cormine (Corporación Minera del Neuquén), empresa estatal dueña del yacimiento.Sin salario no hay cuarentena, por lo que los mineros y mineras de Andacollo fueron profundizando las acciones de lucha a lo largo de todo abril, hasta que el día 28 iniciaron una caravana hacia la capital neuquina (recorriendo 450 kilómetros). Llegaron a la Gobernación el 29 de abril a la mañana. Por la noche, luego de horas de mediación judicial, la empresa se comprometió a pagar el 4 de mayo los sueldos atrasados de marzo y a abonar abril en tiempo y forma. Tras el incumplimiento empresario, el 5 de mayo, ya con dos meses de salario adeudado, los mineros salieron nuevamente hacia Neuquén. La policía provincial impidió que la caravana llegara a destino y las y los obreros instalaron un corte en Arroyito (a 60 kilómetros de la capital).Diez días demoró una nueva audiencia de mediación, que se realizó el pasado viernes 15 de mayo y a la que Trident no asistió. Los trabajadores movilizaron una comisión que se instaló en las puertas del Ministerio Público Fiscal. En ese encuentro, el gobierno ofreció una asignación familiar de $20.000 mensuales por seis meses, y el compromiso de buscar una nueva firma que se haga cargo del emprendimiento, propuesta que fue rechazada.

Represión en “la mejor provincia”En esta segunda vuelta a la capital, las fuerzas de seguridad intentaron bloquear su paso en diversos controles realizados por Gendarmería y la policía provincial, y finalmente impidieron que pasen Arroyito, una pequeña localidad a casi 60 km de la capital, donde sostienen, desde hace dos semanas, un corte intermitente de la ruta 22. Vale mencionar que es la misma zona donde en 2007 la policía provincial asesinó impunemente al trabajador docente Carlos Fuentealba. Paralelamente a esto, Gendarmería allanó casas de los trabajadores mineros en Andacollo, algo que no tiene ningún tipo de justificación en el delito que buscan imputarles -el incumplimiento del aislamiento social- sino que es una forma más de intentar debilitar la lucha minera.

Durante todo el fin de semana la policía provincial, por orden del jefe de fiscales Pablo Vignaroli, la policía impidió que se les acerque comida a les trabajadores. Explícitamente reconocieron que la orden era que no ingrese comida al acampe. Además, golpearon a un trabajador que fue a comprar a un supermercado cercano e incluso detuvieron por unas horas a dos personas que iban a armar una carpa para que pudieran pasar la noche.Sin embargo, la lucha no se detiene, y las muestras de solidaridad pudieron llegar finalmente el domingo a la tarde. Es fundamental sumar el apoyo de organizaciones y activistas a las medidas que vayan tomando.Frente a las políticas de amedrentamiento, que son el mecanismo de resolución que propone el Estado frente a los conflictos entre trabajadores y empresas, nos organizamos y resistimos. El Estado, lejos de perseguir a quienes se llevaron el oro, contaminaron, se endeudaron y luego se lavaron las manos y se fueron, dirigen a su aparato represivo hacia quienes han sido víctimas del desmanejo del Estado y la impunidad de una empresa extractivista. Convocamos al conjunto de la comunidad a acercarse al acampe, a abrazar la lucha de los trabajadores y trabajadoras de Andacollo con solidaridad y donativos, y a exigir la inmediata resolución de su situación salarial.

-Por el pago urgente de la deuda salarial

-El salario no se toca

-No más despidos

¡La deuda es con el pueblo!#SuRiquezaEsNuestraPobreza

Marabunta Río Negro / Neuquén